La radiofrecuencia permite modelar el óvalo facial, el cuello y mejillas. Es un procedimiento que devuelve la tersura y juventud a la piel y está basado en la  estimulación de formación de colágeno, es decir, la capacidad del cuerpo de regenerar sus propios tejidos.  La radiofrecuencia no sólo se utiliza  en el tratamiento de la laxitud del óvalo facial y cuello, sino que también se pude utilizar en el abdomen, flancos, espalda, nalgas, cara interna de  muslos (logrando el rejuvenecimiento corporal) y como tratamiento anticelulítico de la piel de naranja.

RADIOFRECUENCIA PELLEVÉ® sistema de radiofrecuencia para tensar y recuperar la densidad de la piel.

El calor que produce incrementa el metabolismo celular, favorece el aporte de nutrientes y estimula la formación de colágeno en la dermis. El resultado es una piel remodelada con una apariencia más tersa, más suave y con signos de flacidez atenuados. Además el tratamiento se complementa con rellenos dérmicos o voluminizadores del tejido compuesto por la mezcla de dos sustancias: unas partículas de trifosfato cálcico disueltas en ácido hialurónico. Dentro de la piel inducen la formación de colágeno proporcionando un efecto tensor y reafirmante.

Un momento adecuado para empezar es alrededor de los 40 años cuando la cara comienza a perder firmeza y/o cuando se comienzan a ver los primeros signos de flacidez: pliegue naso labial, acentuación de la ojera, comisuras, línea de marioneta pronunciada y diferencias de tacto y consistencia al pellizcar la piel.

El tratamiento se aplica con total confort, sin pinchazos, ni dolor. Después de la sesión puede apreciarse un ligero tono más sonrosado de la piel que permite hacer vida normal, y es compatible con la exposición al sol pudiéndose realizar en cualquier momento del año.

Una vez completado el tratamiento inicial de 4 sesiones (una cada mes), conviene mantener el colágeno en buenas condiciones realizando al menos una sesión de mantenimiento cada seis meses. La acción de la radiofrecuencia perdura hasta los 6 – 8 meses del tratamiento.

ANTES: no se precisa preparación previa, salvo en pieles muy deshidratadas, en las que aconsejo realizar tratamientos previos de hidratación (mesoterapia con vitaminas y ácido hialurónico) para que la conducción del calor de la radiofrecuencia ser óptima.

DESPUÉS: no requiere ningún cuidado especial y el aspecto inmediatamente después es impecable para poder hacer vida normal, incluso se recomienda previo a cualquier acontecimiento social.

TIPOS DE TRATAMIENTOS